“Considero que mi principal logro de gestión no es material. Para mí, las personas son lo más importante”


A propósito del 468 aniversario de San Marcos, la decana de la Facultad de Ciencias Biológicas, Betty Millán, nos explica la perspectiva de su gestión y las proyecciones de cara a los próximos meses.


¿Cómo recibe la Facultad de Ciencias Biológicas el 468 aniversario de San Marcos?

Con bastante trabajo. La Facultad de Ciencias Biológicas está desarrollando actividades paralelas. La principal es dotar a nuestros profesores, estudiantes y administrativos de una infraestructura más adecuada para su trabajo: tenemos en construcción el mejoramiento de la infraestructura de los servicios administrativos y académicos, con un presupuesto de 6'716,962.95 soles, que nos va a permitir el traslado de la mayor parte de los laboratorios de práctica del pabellón más antiguo. La remodelación también nos permitirá mejorar el auditorio y tener una biblioteca más amplia para los estudiantes. Las oficinas administrativas también están siendo ampliadas.

También hemos logrado la posibilidad del intercambio de plazas con otras facultades que no iban a usarlas porque sus profesores no tenían el grado de magíster para ascender a asociados. Eso permitió que todos nuestros profesores auxiliares que se presentaron, ascendieran a asociados. Adicionalmente hemos tenido un segundo concurso para nombramientos, que la universidad la llamó 'ordinalización', porque son plazas nuevas otorgadas por el Minedu, en base a que San Marcos tiene la mayor cantidad de estudiantes e investigadores inscritos en Regina (Registro Nacional de Investigadores en Ciencia y Tecnología del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica) del Concytec. Fueron 249 vacantes para la universidad, de las cuales en Ciencias Biológicas hubo 9 para docentes principales, 1 para asociados y 1 para auxiliar.

Es decir, por primera vez en la historia de San Marcos, los profesores asociados y auxiliares podían ascender a principales, siempre y cuando cumplieran los requisitos del doctorado y de tener 15 años de experiencia. Además, tengo el agrado de anunciar que la expresidenta del Concytec Gisella Orjeda es nueva profesora principal de la facultad.

¿Cómo ve la participación de la mujer en la investigación científica en el Perú? San Marcos es la universidad que tiene la mayor cantidad de investigadoras.

Nuestra facultad también. Realmente muchas mujeres de nuestra facultad están liderando proyectos de investigación (más del 50%) y en general en la universidad. Pienso que la mujer, al igual que el varón, tiene competencias. Creo que en la universidad no se da este tipo de discriminación. Yo espero que no se dé porque realmente sería muy atrasado el concepto de que la mujer tiene que ser dependiente del varón, que no tiene potencialidades y capacidades con respecto a ellos. Es un concepto del medioevo. Como yo, somos cinco mujeres decanas de la universidad, y con la vicerrectora académica de pregrado integramos el grupo de autoridades de San Marcos.

¿Qué se debería hacer para cerrar esa brecha de género?

Está en función de tus capacidades. Si nos dicen que hay cupos iguales para mujeres y varones, discrepo. Si una mujer en una facultad tiene las competencias para encabezar un proceso electoral y gana las elecciones, yo la felicito, pero si no las tienes, ¿la vamos a empoderar como decana? No creo.

En la facultad las mujeres no tenemos limitaciones y nuestros colegas varones nos respetan. En el país es distinto, pues hay mujeres desplazadas por varones solo por ser mujeres. No hay que ponerles límites a las mujeres y eso debe ser enfocado desde el colegio, desde la primaria. Los niños tienen que aprender a respetar al otro y la diversidad.

¿El Congreso aprobó hace unas semanas la Ley de Promoción de Investigador Científico? ¿Qué opina?

Es una ley a la que le falta mucho. Lo positivo es que se ha puesto sobre el tapete la discusión, pero lo malo es que se ha aprobado una ley en el Congreso sin mucha discusión en el mundo académico y científico. Es cierto que hay una brecha de investigadores (necesitamos 17 mil) y que somos más o menos 1,500, pero los investigadores están en las universidades públicas. ¿No es correcto acaso que el Estado, a través del Concytec, invierta en las universidades públicas? Sin embargo, esta ley de promoción está incentivando que profesionales jóvenes puedan incorporarse a una entidad. Suena muy bonito, pero, ¿cuántos proyectos podemos ganar? El 10% de lo que ofrecen. ¿Cuánto son? 30. ¿Cuántos podemos ganar? El 10% de las universidades de Lima. ¿Cuántas universidades hay en Lima? Además, hay una limitante: si hay varias propuestas de una universidad, solo ganará una.

Cuando Chile y otros países como Bolivia y Colombia decidieron generar mayor cantidad de investigadores, no se basaron en los jóvenes que podían salir como doctores, sino en las universidades. ¿No es mejor capacitar a un profesional que ya está con una plaza dentro de la universidad? Creo que es cuestión de visión.

¿Van a tomar algunas medidas con respecto a esa ley?

Vamos a presentar una propuesta al rector para que esa ley sea observada. Ojalá que sea aceptada. Está en manos del Ejecutivo, ojalá baje a debate y se pueden enmendar las cosas.

¿A San Marcos le consultaron por esta ley?

Oficialmente no y ni siquiera hubo discusión. Los congresistas a veces tienen que mirar las limitaciones de sus conocimientos.

El Estado tiene que invertir más en investigación. Hablan del déficit de investigadores, pero no dicen que el Estado es responsable de ese bajo número. ¿Por qué nos llevan ventaja Chile, Colombia y hasta Bolivia y Ecuador? Porque ellos invirtieron hace años en la investigación en las universidades, principalmente en las públicas.

Hace unos años usted lideró el proyecto PALMS. ¿Cuál su principal aporte?

Nació como una inquietud de palmerólogos del mundo, que logramos reunirnos en el proyecto PALMS (Impacto de la cosecha de palmeras en los bosques tropicales). Tuvimos la posibilidad de participar en la coordinación de este proyecto entre países y universidades. Esta sociedad nos permitió hacer un proyecto de cinco años donde hubo dos cosas importantes: investigar y publicar. No solamente se ha enriquecido el conocimiento sobre palmeras, hemos logrado un equipamiento muy importante para el Museo de Historia Natural (de la UNMSM). Este proyecto subvencionó a biólogos para que se graduaran en sus maestrías y doctorados con sus respectivas tesis en el marco del proyecto. También logramos introducir las palmeras en el herbario de San Marcos y está a disposición de cualquier investigador.

Fueron 243 mil euros que llegaron de ese proyecto a nuestra universidad para formación de recursos humanos, equipamiento, salidas de investigación y también viajes al extranjero para presentar nuestros resultados en otros países.

Usted también ha sido estudiante en San Marcos. ¿Qué recuerda de esa época?

Fui estudiante de San Marcos en pre (en ese tiempo era programa académico) y postgrado. Mis profesores si bien enseñaban con tiza y pizarra, eran de alto nivel. Había presencia muy importante del movimiento estudiantil. Eran tiempos del gobierno militar y la actitud era mucho más de fuerza, de reclamo no a sus profesores ni a su universidad, sino al régimen. En ese tiempo el movimiento estudiantil era muy fuerte. Fui secretaria general del Centro Federado de Ciencias. Nuestra exigencia era al Gobierno por aumento de sueldos y salarios, acompañábamos a los trabajadores en sus luchas. Exigíamos mayor autonomía de la universidad y mayor presupuesto.

¿Cuáles son las proyecciones de la Facultad de Ciencias Biológicas?

El postgrado está trabajando en una maestría profesional de un año. Esperamos sacarla pronto y aprobarla en el Consejo de Facultad. Esto le va a permitir a nuestros profesores que no tienen el grado de magíster, estudiar y obtenerlo.

Año a año desde que estoy en la gestión hemos hecho llegar al rectorado las necesidades de la facultad, ya sea de equipos para laboratorio, reactivos y de mantenimiento. Este año se nos ha otorgado por segunda vez 100 mil soles para la compra de reactivos para las prácticas

¿Cuál cree que ha sido su logro más importante como decana?

Mi principal logro no es material. Es lo que yo siempre he querido: que todos nos tratemos por igual, respetar a todos con la misma fuerza con que respeto a mis amigos. Yo respeto la diversidad de criterios y las buenas formas sin volvernos enemigos, incluso así estén discrepando conmigo.

Para mí las personas vienen a ser lo más importante. Con los estudiantes me pasa lo mismo. Ellos cuando vienen y plantean alguna necesidad, yo veo cómo poder atenderlos. En ningún momento he dicho 'No se puede' ni les he cerrado las puertas. Siempre estoy abierta al diálogo. Nunca olvidar que nosotros también fuimos estudiantes y también tuvimos sueños, ideas, propuestas y a veces fuimos rebeldes. Hay que entender esa rebeldía es buena bien encaminada.

Lo que sí no voy a tolerar nunca son las ideas fundamentalistas. Ni religiosas, ni políticas ni económicas. El fundamentalismo ha llevado a las guerras y no podemos ser tolerante con eso.