¡Los linfocitos T son lo máximo!


Andrés Oroya realizó una pasantía en Canadá, gracias a una beca que obtuvo por parte de Concytec. Su pasión por los linfocitos T la adquirió cuando leyó un artículo sobre inmunoterapia del cáncer.

Por: Marysabel Cuzma S.


Egresó hace un par de años de la escuela profesional de Genética y Biotecnología. Su interés por llevar a cabo estudios de posgrado fuera del país y su experiencia en inmunología lo llevaron a postularse a una beca de movilización otorgada por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica (Fondecyt), que es una iniciativa del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).

Andrés Oroya Lazo resultó uno de los ganadores, lo que le permitió acceder a una pasantía en el prestigioso Centro de Investigación del Hôpital Maisonneuve-Rosemont, en el laboratorio del Dr. Rudd, en donde se investiga acerca de los mecanismos moleculares que ocurren dentro de un linfocito T (células que son parte del sistema inmune), para poder desarrollar nuevos tratamientos antitumorales.

El próximo martes 10 de setiembre, a las 3 de la tarde, en el Auditorio de la Facultad, compartirá sus experiencias y absolverá también dudas de los interesados en acceder a este tipo de pasantías.

Aquí su historia y experiencia en el laboratorio del doctor Rudd, reconocido investigador a nivel mundial en el estudio de linfocitos T.

¿Cómo fue que obtuviste la pasantía?


Ya egresado tuve la intención de seguir mis estudios de posgrado, fue así que me contacté con el Dr. Rudd quien estuvo feliz de aceptarme. Gracias a su apoyo, a mi interés y experiencia en inmunología, postulé para el financiamiento de movilizaciones dada por Fondecyt/Concytec y afortunadamente, fui elegido como uno de los ganadores.

¿Cómo tomaste la noticia de que viajarías a Canadá? ¿Cómo reaccionó tu familia?


Bueno, la verdad estuve muy feliz y a la vez debo admitir que me dio un poco de miedo. Miedo a que te vaya mal siempre es algo que preocupa. Pero se me pasó, ya que es un área que me gusta mucho y sabía que iba esforzarme. .

Mi familia muy feliz también. Está orgullosa que yo esté avanzando en mi desarrollo profesional. Ellos siempre han sabido que viajar al extranjero es necesario para estudiantes de ciencias en general.

¿Es la primera vez que te presentas a un concurso de Concytec o similares?


Si es la primera vez.

¿Qué te motivó a presentarte a este financiamiento?


Tuve muchas razones, personales y profesionales, entre ellas la posibilidad de estudiar lo que me apasiona a mayor profundidad en países con más oportunidades y apoyo. ¡Los linfocitos T son lo máximo!

¿En qué consiste tu proyecto?


Mi proyecto fue básicamente el de conocer técnicas relacionadas al estudio de linfocitos T desde un punto de vista más molecular.

En mi laboratorio en Canadá puedo decir que he aportado mucho en el establecimiento de protocolos para este tipo de estudios. Trabajé con un postdoc, quien me guió, pero a quien le pude ayudar mucho también.

Cuando fuimos obteniendo resultados, nuestro jefe estaba muy contento, ya que esos protocolos servirían para diferentes estudios. Mi jefe decía: “los protocolos pueden ser algo difíciles de estandarizar, pero una vez que estén establecidos, vamos a poder obtener mucha información. ¡Y pues sí! Así fue.”.

Aquí en Perú, mi contribución será el de poder compartir lo que pude aprender allá, así como de motivar a los jóvenes científicos a estudiar ramas moleculares en inmunología, ¡hay tema para todos! Y también de motivar su participación en este tipo de financiamiento. Con gusto resolveré dudas de la movilización en sí misma en cualquier momento.

¿Cómo surge la idea?


Bueno mi idea nació cuando una vez leí un artículo sobre inmunoterapia del cáncer, que me gustó demasiado. Siento sinceramente que es el paso adecuado para combatir esa enfermedad. Fue con ese artículo que dije: ¡quiero hacer esto!

En el artículo utilizaban linfocitos T, no obstante, sentía que lo que sabía de ellos era muy básico. En el laboratorio del Dr. Rudd se estudia a profundidad a este tipo de células. Y pues, él además es un muy reconocido investigador a nivel mundial en el estudio de linfocitos T. ¿Perfecto para aprender sobre estas maravillosas células no? Fue así que decidí que el proyecto tratara de estudiar a las vías de señalización de linfocitos T.

A la luz de tus años de egresado, ¿qué es lo que más valoras de tu formación en la FCB?


Sonará obvio, pero yo creo que la base, aunque bueno estoy seguro que eso puede ser controversial para algunos. Pero siento que, en nuestra facultad, debido a las necesidades, buscamos ser creativos para dar soluciones y para ello nos sentimos obligados a leer mucha literatura. Eso a su vez, nos vuelve muy independientes, la verdad. Leer mucho sobre algo que nos apasiona, nos llena de ideas. Y afuera donde hay herramientas, las ideas son bienvenidas.

¿Siempre quisiste estudiar Biología?


No hasta que lleve Biología (risas). Tuve un tiempo en el que pensaba si estudiar Física o Biología. Pero esta me parecía más compleja, por eso la elegí, ¡y más inmunología!

¿Cuáles son tus metas a largo plazo?


Contribuir en inmunoterapia. Los linfocitos T son esenciales en muchas patologías, no solo en el cáncer. Entenderlos bien abre un abanico de posibilidades, mucho más de lo que imagino por seguro.

Quiero generar conocimiento sobre ellos que puedan aportar a diferentes áreas, y no solo en humanos, también en animales. Y quizás si el Perú lo permite, implementar este tipo de tratamiento aquí.

¿Cuáles consideras son los nuevos retos de los biólogos o egresados de esta Facultad?


El mundo está cambiando. Últimamente han pasado muchos sucesos desafortunados. Creo que como biólogos tenemos la responsabilidad de detener el deterioro que está ocurriendo y mejorar al mundo.

Creer en lo que queremos. Ser biólogo, no es solo estudiar a los seres vivos, sino también de demostrar un compromiso con ellos, con toda forma de ser vivo.

El cambio climático, la destrucción de ecosistemas, etc., son asuntos serios que afectaran todo: biodiversidad, alimentos, salud, etc. Todos somos necesarios, y no solo me refiero a los biólogos. Necesitamos gente apasionada para salvar al mundo.

¡Felicidades, otra vez, Andrés! ¡Pasión por la Ciencia!