“Aprender a gestionar proyectos es una competencia que deben desarrollar los científicos”


A pesar del abandono del Gobierno, nosotros debemos aportar, desde que somos estudiantes, en promover una cultura científica y de innovación que necesita nuestro país.

Sofía Cristina Ana Rodríguez Venturo es egresada de la escuela profesional de Microbiología y Parasitología de nuestra Facultad. Tiene 25 años y desde hace dos, aproximadamente, se ha abocado con entrega y pasión a la actividad científica. Su formación en astrobiología fue gracias a la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú, donde constantemente se viene capacitando.
Ella forma parte del equipo KillaLab que hace unos días dio la vuelta al mundo académico – científico, tras haber logrado obtener US$10 millones de financiamiento por parte de The National Geographic, para emprender una investigación acuciosa sobre las cianobacterias.

Tú eres miembro fundador de KillaLab ¿cómo nació en ti esta idea?

KillaLab nació en margen al concurso Lab2Moon en el 2016. Fue una propuesta realizada por Rómulo, Ruth y mi persona. Nuestra formación en temas de exploración espacial y astrobiología fue gracias a la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú. Por mi parte, constantemente estoy leyendo artículos científicos y enterándome sobre los últimos estudios en este campo, esto me ha ayudado a entender la problemática y a plantear posibles proyectos en búsqueda de las soluciones. Uno de ellos fue proponer, en base a los antecedentes, el uso de las cianobacterias para sustentar la vida humana en el espacio.

¿Cómo tomaste la noticia cuando te enteraste que su proyecto fue elegido por The National Geographic?

El proceso de conseguir financiamiento, como jóvenes científicos, fue complicado, pero no imposible. Logramos sacar adelante nuestro proyecto KillaLab y ahora podremos ampliar nuestra línea de investigación gracias al financiamiento brindado por NatGeo.
Esto me hace sentir muy contenta, al ver como nuestro esfuerzo y perseverancia están teniendo frutos, a la vez motivada a continuar en esta área de la investigación que me apasiona y, sobre todo, comprometida en contribuir con nuestros resultados a la comunidad.

¿Cuáles son tus expectativas científicas y también personales, tras llevar a cabo este proyecto sobre las cianobacterias?

Mis expectativas científicas son poder conocer la diversidad microbiana presente en los ecosistemas de alta montaña, así como sus estrategias de supervivencia y la importancia frente al cambio climático.
También esperamos poder reportar nuevas especies de cianobacterias extremófilas. Mis expectativas personales es poder adiestrarme en las técnicas de muestreo en campo y especializarme en el estudio de microorganismos extremófilos.

¿Por qué consideras sea importante abocarse a la investigación científica?

La investigación científica es un actividad primordial y necesaria en la sociedad, contribuye a la generación de soluciones para las problemáticas que acontece en los diferentes ámbitos como en salud, ambiente, etc.; y también al desarrollo de tecnologías.
En el Perú, los gobiernos, generalmente se olvidan en invertir en investigación, en ciencia y la tecnología, sin tener en cuenta que son factores cruciales para el desarrollo económico del país.
Nosotros con tantos recursos deberíamos ser un país generador de ciencia y tecnología en vez de optar en ser un importador. A pesar del abandono del Gobierno, nosotros debemos aportar, desde que somos estudiantes, en promover una cultura científica y de innovación que necesita nuestro país.


¿Por qué es importante que los científicos de hoy en día aprendan a gestionar su conocimiento científico?

Aprender a gestionar proyectos es una competencia que deben desarrollar los científicos para asegurar un desenvolvimiento eficiente y culminación exitosa de sus proyectos. Generalmente, no nos enseñan en las aulas, sino se aprende en la práctica, pero si se tendría un conocimiento base acerca de la importancia de la planificación, organización, coordinación y control de las actividades que implica los proyectos, nos permitirían alcanzar con menos errores nuestros objetivos. Es por ello, que se debería dar la misma importancia que otras materias de enseñanza, ayudando a desarrollar esas capacidades en los estudiantes y puedan llevar a cabo por ellos mismos sus proyectos.

Son cada vez más las mujeres que se involucran en el quehacer científico, rompiendo así esquemas de que hay “carreras, espacios, hasta deportes” en las que las mujeres no tenían lugar, ¿qué consideras se deba hacer desde tu ex facultad para romper esos “esquemas” y empoderar el liderazgo de las mujeres científicas? ¿o consideras que esto solo depende de decisiones individuales?

En el ámbito de la ciencia aún persisten también las brechas y la desigualdad de género. Se debería promover oportunidades igualitarias para tanto varones y mujeres en su carrera investigadora.
Hay varias mujeres realizando ciencia en Perú, solo falta darle mayor visibilidad, que son tan importantes que los varones científicos. Promover la confianza en sí misma, desterrarse de estereotipos que nos introducen desde niños es algo que también se debe trabajar, y esto teniendo ejemplos de modelos de éxito y mentoría en las universidades.
Generalmente, cuando uno va a campo, se piensa que las mujeres no son capaces de realizar actividades que requieren gran esfuerzo físico, pero están equivocados, solo es cuestión de mentalización y entrenamiento, podemos realizar las mismas actividades que los varones, nadie puede limitarnos a hacer lo que nos propongamos.

Ahora que ya eres egresada y tienes una visión más completa de lo que ha sido tu formación profesional en tu Facultad ¿qué es lo que más valoras de esta formación?

Lo que rescato de mi formación en la Facultad es que me brindó conocimientos bases para poder desempeñarme en cualquier área de la microbiología, y más allá de ella.
Recuerdo que siempre nos repetía la profesora Elena Quillama, con quien realicé mi primera etapa de formación en investigación, “¡tengan criterio!”, y para bien, creo que ese criterio científico lo desarrollamos los egresados de nuestra escuela, permitiéndoles desempeñarse en diversas áreas de la ciencia y en el ambiente laboral.
Personalmente, esto a me ha ayudado mucho en la toma de decisiones, teniendo siempre en cuenta los fundamentos de cada fenómeno.

¿Qué recomendaciones, sugerencias o estrategias le darías a las autoridades de tu ex facultad para mejorar la calidad de la enseñanza e incentivar el quehacer científico en las aulas?

Mejorar en la difusión de los conocimientos producidos por los estudiantes e investigadores de la facultad. Motivar a los estudiantes desde los primos ciclos a realizar proyectos de investigación y, sobre todo, destinar mayores fondos y oportunidades para la realización de los mismos, para la obtención de trabajos con calidad, pero liderados por los mismos estudiantes. Esto les ayudará a mejorar su capacidad de redacción y gestión de los proyectos.
También involucrarlos más en los proyectos grandes de los profesores y hacerles parte de ellos en todo su aspecto. Los profesores deberían estar abiertos a escuchar ideas innovadoras o líneas de investigación nuevas, guiarlos y motivarlos a llevarlas a cabo. Creo que también se debería impartir desde los primeros ciclos cursos sobre metodología de la investigación y divulgación científica.

¿Qué recomendaciones le harías a los futuros biólogos y científicos?

Que sean perseverantes, a pesar de los obstáculos que se presenta en el campo de la investigación, deben buscar las oportunidades para el desarrollo de sus proyectos. No tener miedo en trabajar colaborativamente, la conformación de un buen equipo, que tenga una visión en común es muy importante, ya que entre los mismos miembros se impulsarán para lograr las metas trazadas.

¿Cuál es tu mayor sueño?

Conocer los diversos ambientes extremos del mundo y la vida que los alberga.