OCAA-Ciencias Biológicas

“El viaje a Harvard hizo cambiar mi perspectiva sobre la educación”


Gracias a sus excelentes calificaciones, Sheilla Casas fue una de las beneficiadas del programa estudiantil en Harvard que se realizó en junio de este año.

Cecilia Pajuelo en Harvard


“Me enteré de que había sido seleccionada a la beca a través de una compañera de la escuela. Ella me dijo que revise mi correo corporativo”, recuerda Sheilla Katherine Casas Ravelo, estudiante que acaba de culminar el 7mo. ciclo de la carrera de Microbiología y Parasitología de nuestra Facultad.

“Al principio no lo podía creer y mi familia tampoco. Ellos me preguntaban ‘¿de verdad te vas a ir a Harvard?’Poco a poco lo fui asimilando ‘Sí, es cierto, me voy a Harvard”, nos cuenta emocionada.

Gracias a sus excelentes calificaciones, Sheilla fue una de las beneficiadas del programa estudiantil y formó parte de la delegación sanmarquina que viajó en junio de este año.

Harvard: Universidad sin fronteras


La Universidad de Harvard no tiene muros que la dividan del resto de la ciudad y esto es una de las características que más llama la atención a muchos visitantes. “Me sorprendió el hecho de que las personas externas puedan transitar libremente en la universidad. Incluso había muchos turistas. Fue todo increíble”, refiere Sheilla, quien agrega que en Harvard le fascinaron las bibliotecas, las cuales, tienen libros que están a libre disposición y cuentan con espacios de lectura y de trabajo que son modernos y muy confortables. “El viaje a Harvard hizo cambiar mi perspectiva respecto a la educación”, sostiene.

Delegacion sanmarquina en el aeropuerto


El trabajo en equipo


Una de las experiencias que más valora Sheilla en todo el viaje fue la posibilidad de haber realizado trabajos con estudiantes de otras especialidades, quienes tenían distintos puntos de vista con respecto a un mismo tema. “Yo lo veía todo desde la microbiología, pero al intercambiar ideas con otros compañeros te das cuenta de las distintas maneras en que puedes afrontar un problema”, afirma.

Uno de los objetivos del programa fue justamente crear estos espacios de debate interdisciplinario y para ello se les brindó pautas para mejorar el trabajo en equipo y herramientas para poder hablar en público, sin temor a la crítica.

“Yo antes tenía un poco de miedo para expresar mis opiniones porque no sabía si la gente lo iba a tomar a mal o no. Sin embargo, he aprendido que ninguna opinión está mal de por sí, y podemos discrepar sin necesidad de pelearnos”.

Proyectos multidisciplinarios


Sheilla nos cuenta que gracias a estas dinámicas grupales pudo desarrollar un proyecto llamado “Casita ecológica” junto a estudiantes de otras escuelas. "En este proyecto tuve la oportunidad aportar mis ideas respecto a la generación de electricidad utilizando tierra con ciertas clases de bacterias. Fue un trabajo enriquecedor", finaliza.

¡Excelente experiencia, Sheilla!

Cecilia Pajuelo en Harvard