Estudio busca aprovechar residuos en superficies en contacto con el agua y emplearlo como alimento para peces


Liliana Tapia Ugaz, experta en Acuicultura, sostiene que tratamiento del biofouling podría realizarse con procedimientos similares al utilizado en la elaboración de harina de pescado.




La docente sanmarquina y bióloga en acuicultura, Liliana Tapia Ugaz, viene trabajando este año en la identificación de las especies que conforman el biofouling en la Bahía de Samanco (Áncash) con el objetivo de poder determinar sus componentes bioactivos.

El biofouling o bioincrustante (cúmulo de organismos en superficies que están en contacto con el agua) es, por lo general, indeseado por la industria y, por eso, se le trata de evitar mediante pinturas antifouling o mediante su eliminación en ríos o desechos sanitarios, causando contaminación. Esto genera un exceso de caracoles machos o que el mar se contamine con metales pesados por el uso de pinturas.

Frente a esto, Liliana Tapia viene buscado desde hace años, caminos menos agresivos con el medioambiente para tratar el biofouling. Este camino consiste en aprovechar este “residuo” para utilizarlo como alimento balanceado para peces, aprovechando los componentes antibacteriales de los microorganismos invertebrados. Su industrialización podría realizarse con procedimientos similares al utilizado en la elaboración de harina de pescado.

Etapas del proceso

La docente explica que para obtener el alimento para peces a partir del biofouling, la investigación está prevista para realizarse durante tres etapas.

La primera, que es la que se viene desarrollando actualmente, será la identificación de las especies de la biomasa del biofouling en la cual se identifica taxonómica y molecularmente a los organismos de mayores cantidades mediante muestras que se colectan cada mes.

En una segunda etapa, se estudiará la composición de estos organismos y se determinará si alguno de los componentes puede mejorar el sistema inmunológico de los organismos a los cuales se les piensa dar.

Ya en la tercera etapa se realizarán las pruebas en el laboratorio para analizar componentes en animales, lo cual sería el proceso más complicado porque en el Perú se vienen haciendo estas pruebas básicamente con plantas, pero no con peces.

Estudio pionero


Liliana Tapia viene estudiando el biofouling, desde su tesis de maestría, en donde realizó investigaciones en su uso como abono orgánico. Según nos explica su estudio fue uno de los pioneros en este tema.

“Cuando lo empecé a investigar, muchos decían que esa idea era absurda, pero después se fue sumando mucha gente y posteriormente hasta ha habido financiamiento para este tipo de estudios, así que mi idea después de todo no fue tan absurda”, confiesa.

Hacia la industrialización


Actualmente en la industria de alimentos para peces se utiliza la harina de pescado por ser un producto muy completo con más 60%, de proteínas. Sin embargo, cuando hay escasez de este producto se intenta reemplazar con harinas vegetales (soya, maíz), que tienen un menor contenido nutricional respecto a las harinas de origen animal.

“Cuando las fábricas de harina de pescado no puedan estar funcionando, se podría trabajar con biofouling”, sostiene la experta. “Ayudaría a complementar dieta de origen vegetal, reforzaría otras fuentes proteicas y ayudaría a fortalecer el sistema inmune para hacer que el pez crezca más rápido", asegura.

Por el momento la gran industria aún no ha puesto sus ojos en el biofouling, pero, Liliana Tapia no duda que a medida que su investigación avance, captará la atención de más personas.

¡Estamos seguros de eso!



[DATO]

• Liliana Tapia Ugaz tiene estudios de pregrado de Biología en Acuicultura y una maestría en Ciencias Ambientales por la Universidad Nacional del Santa en Nuevo Chimbote, casa de estudios en donde también ha sido profesora.
• Desde el 2011 es docente de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos a tiempo completo y actualmente lleva un doctorado en la Facultad de Geología UNMSM.
• Su equipo de investigación se llama "Acuicultura y nutrición de organismos acuáticos"
.

El grupo de trabajo está formado por:
• Oscar Nizama Salazar
• Caren Arteaga Quico
• Gerardo ChipanaYausin
• Madei Ponce Vila