Bióloga sanmarquina es reconocida por su gestión a favor del acceso al agua y la conservación de lomas costeras


Ana Páucar obtuvo el primer puesto en el Concurso de Experiencias Exitosas de Políticas Municipales de Gestión Ambiental, en Bogotá
Por Sofia Araya



Ana Páucar Retuerto es una bióloga egresada de nuestra Facultad que viene trabajando 17 años a favor del acceso al agua y por la conservación de lomasen la ciudad de Lima, lo que le ha generado, además de los logros en las comunidades donde ha intervenido, el reconocimiento de entidades nacionales como el Ministerio del Ambiente, el Colegio de Biólogos y el Congreso de la República y de manera internacional por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP).

Su experiencia en el área ambiental la inició en la ONG Alternativa en el año 2001, ni bien egresó de las aulas sanmarquinas. “Me gustaba las ciencias básicas, pero yo quería contribuir más en el lado de gestión”, nos confiesa la destacada bióloga, quien además mientras realizaba sus estudios de maestría empezó a investigar sobre gestión del agua en la zona de Puente Piedra, lugar donde anteriormente había hecho trabajos de protozoología.

“Si bien había seres microscópicos que eran importantes, también había comunidades vulnerables al tema de la contaminación, conflictos socioambientales con empresas y una necesidad de integrar otros elementos más allá de las ciencias biológicas”, señala la especialista.

El problema del agua


Según la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), al 2017 ocho millones de peruanos carecían de los servicios de agua potable y alcantarillado. Una persona necesita como mínimo 50 litros de agua al día para beber y asearse, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero en la ciudad de Lima, la brecha del consumo de agua es muy grande: mientras en el distrito de Lurigancho-Chosica el promedio de consumo en 2011 fue de 15,2 litros, en distritos como San Isidro se gastaron 447,5 litros.

Para contrarrestar esta realidad, la bióloga Páucar enfocó su trabajo en concientizar sobre el acceso al agua como un derecho fundamental del ser humano. Empezó a involucrar y comprometer a los actores sociales relacionados con esta problemática y logró ser un nexo eficaz entre organizaciones sociales, gobiernos locales y comunidades de Puente Piedra. De este modo pudo establecer mesas de diálogos entre los diferentes grupos y hacerlos trabajar en conjunto.

Esta gestión, que tenía un presupuesto muy reducido, le valió el primer puesto en el Concurso de Experiencias Exitosas de Políticas Municipales de Gestión Ambiental organizado RIMISP en el 2009 en Bogotá, Colombia.



Conservando las Lomas de Lima


Ana Páucar también es docente universitaria y viene desarrollando el tema de la conservación de lomas en la ciudad de Lima. “Tuve un proyecto a partir de un curso, la experiencia se llamó ‘enseñar aprendiendo’, donde los alumnos tenían proyectos en asentamientos humanos que fue reconocido por la Ministerio del ambiente en el 2012”, nos narra.

Actualmente, la bióloga sanmarquina es coordinadora de Responsabilidad Social de la Escuela de Ingeniería Ambiental de la Universidad César Vallejo Sede Lima Este e inspira a sus estudiantes en la conservación y puesta en valor de las lomas como ecosistema frágil. “Lo que hemos logrado es poder integrarnos a algunos procesos sociales y fortalecernos a través de la universidad y grupos estudiantiles para que los mismos alumnos desarrollen actividades en las lomas” recalca.

Con este trabajo, en donde se realizaron mesas de concertación con el Congreso, se ha podido evitar la invasión de las Lomas Primavera en Carabayllo. Del mismo modo también se trabajó en las Lomas de Paraíso en Villa María del Triunfo y en Lomas Mangomarca en San Juan de Lurigancho, donde se logró ponerlas en valor e identificar algunos grupos de flora y fauna.

La bióloga nos comenta que el trabajo en las lomas podría ser mejor si la Municipalidad de Lima acelerala designación de estas zonas como áreas de conservación. “Eso permitiría conseguir inversión y generar mejor infraestructura para el aprendizaje y mantenimiento”, acota.


De ciencias básicas a gestora social


Ana nos revela que estudió ciencias básicas porque tiene “mucho amor por la vida y la naturaleza”, pero debido a una tradición familiar, ha estado más cerca a la parte social, lo cual ha podido integrar muy bien con la biología ya que, según afirma, los científicos deben estar al servicio de la población para solucionar sus problemas cotidianos.

“Me interesó el tema de gestión porque creo que es la única manera en que el biólogo puede tener liderazgo y puede estar al frente de procesos que involucren decisiones para las políticas públicas del país”, sostiene. Para Ana, es muy importante que los planes de gobierno incluyan la orientación de una voz científica informada. “La idea es que los biólogos asuman más liderazgo en las políticas públicas y creo que todavía falta eso”, finaliza.


DATO

• Ana Páucar Retuerto es licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

• Tiene una Maestría en Ciencias Ambientales por la Universidad Nacional Agraria La Molina

• Obtuvo reconocimientos del Ministerio del Ambiente en el 2013 y 2009.

• En el 2007 obtuvo el primer puesto en el Concurso de Experiencias Exitosas de Políticas Municipales de Gestión Ambiental apropiada para ciudades pequeñas y medianas, con énfasis en Gestión Integrada, Participativa y equitativa del agua en América Latina y el Caribe, organizado por RIMISP.

• En el 2007, recibió por el Colegio de Biólogos de Perú la condecoración en el grado de mención honrosa por su contribución a la Gestión Ambiental Comunitaria.

• En el 2017, recibió el reconocimiento mujer de éxito 2017 por la experiencia en la conservación de las lomas como ecosistema frágil en el 3er. Congreso Internacional de Mujeres: Mujeres de éxito somos todas- Centro de Tratamiento Integral.

• En 2018 ha sido condecorada por la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología del Congreso de la República por su gestión ambiental comunitaria del agua y defensa de las lomas costeras de Lima.