Facultad de Ciencias Biológicas se suma a la campaña para combatir el acoso sexual universitario.



  • alt text

Caminar tranquilamente, sin ninguna molestia, sin que nadie interrumpa nuestros pasos, ni perturbe nuestros sentidos, por simple que parezca es un imposible para gran parte de las mujeres en nuestro país.


Acoso sexual callejero es un término creado para referirse a aquellas prácticas de connotación sexual ejercidas por una persona desconocida, en espacios públicos como la calle, el transporte o espacios semi públicos (centros comerciales, universidades, plazas, etc.).


El acoso sexual en las universidades


Lezly Carrasco es una estudiante del noveno ciclo de la carrera de Industria de Alimentos que hace unos días denunció haber sido violada por uno de sus compañeros de la Universidad Nacional del Callao.


Cuando este caso se hizo público se reveló también una terrible realidad: pocas son las universidades que tienen protocolos contra el acoso sexual.


Luego de este suceso, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos tomó múltiples medidas al respecto, entre ellas, la realización de una campaña de información para prevenir y denunciar el acoso. Si bien es cierto, hasta la fecha se desconocen casos de acoso sexual dentro de la Decana de América, esto podría ser así ya que los alumnos y alumnas desconocen sobre el procedimiento de denuncia.


¿Cómo es la situación en la Facultad de Ciencias Biológicas?


En la Facultad de Ciencias Biológicas esta situación no pasa desapercibida. Las alumnas de la facultad son conscientes de este problema que atañe a distintas personas dentro de nuestra universidad. Ellas, desde el anonimato, cuentan un poco sobre esta terrible situación que les ha tocado presenciar.


«Lo he visto. Cuando de pronto un grupo de chicos ve pasar a una chica y le empiezan a hacer bromas. No siempre le dicen algo así, feo, pero se nota muchas veces que la chica se incomoda», cuenta una alumna. Para la estudiante, estos casos pasan desapercibidos porque son tomados por los demás como bromas inofensivas, pero no se percatan del daño a largo plazo que se le puede generar a la víctima.


Una compañera suya responde al ser consultada sobre cómo reacciona al ver esto: “A mí me da miedo hacer algo, porque a veces las personas se comportan con demasiada agresividad y uno al querer ayudar a esa persona tiene el temor de que te pueda pasar algo, como lo que se en las noticias».


¿Qué hacer frente a un caso de acoso?


El Decreto supremo Nº 010 -2003-MIMDES establece el procedimiento de cómo se deben realizar las denuncias por caso de acoso sexual dentro de la universidad. En ella, se dicta el proceso que lleva una denuncia, la cual dependiendo de la situación, puede llegar a instancias del Consejo de Facultad pertinente.


a. La queja, cualquiera sea la condición o cargo del presunto hostigador, deberá ser interpuesta ante el Decano (a) de la Facultad correspondiente. Se procederá a levantar el acta en el acto.


b. El Decano (a), dentro del plazo de 24 horas o el del término de la distancia debidamente fundamentado, correrá traslado de la queja para el descargo del quejado, quien tendrá 3 días hábiles, adjuntando las pruebas que considere necesario.


c. Si la queja tiene méritos para el proceso administrativo, la Comisión de Procesos Administrativos, en el plazo máximo de siete días hábiles, realizará la investigación necesaria y propondrá las sanciones pertinentes de acuerdo a la gravedad de la falta.


d. El Decano (a) convocará al Consejo de Facultad para conocimiento y acuerdo correspondiente.


e. En el caso que la queja sea contra el Decano (a) u otra autoridad o funcionario superior, ésta deberá presentarse ante el órgano inmediato superior y será de aplicación el procedimiento establecido en el presente artículo.